Como Leer La Biblia - Parte 1


Como leer la Biblia, vence la flojera espiritual con esta serie, mujer de Dios, el amor de Dios, Dios te ama

Vamos a ser sinceros. Aquí entre tú y yo ¿A veces no te da flojera leer la Biblia? Como cristiano sabes que debes leerla, pero a veces ¿No te parece aburrida? ¿Empiezas a leerla y te da sueño? ¡Ay, no! Que pecado. ¿Cómo admitir tal cosa? Pero bueno, aunque no queramos que nadie se entere, el Señor y nosotros sabemos que nos ha pasado. A mí me ha pasado.

Y entonces, ¿Cómo solucionamos esta flojera? ¿Cómo podemos sentarnos a leer la Biblia con entusiasmo y pasión?

Bueno debemos entender y darnos cuenta de algunas cosas….

La Biblia es la Palabra de Dios. Sabemos que es un libro, pero no como cualquier otro porque este fue escrito por Dios, inspirado por el Espíritu Santo. Pero ¿Qué tal si dejamos de verlo como un libro y comenzamos a verlo como el corazón de Dios?

Mira lo que dice Mateo 12:34b:

Porque de la abundancia del corazón habla la boca (RV 1960)

Pues lo que está en el corazón determina lo que uno dice (NTV)

Y también Lucas 6:45:

Lo que uno dice brota del corazón (NTV)

Cristo estaba explicándole a las personas que sus acciones (sus frutos) y lo que dicen es solo una expresión de lo que tienen por dentro. Pero también pienso que Cristo nos estaba revelando algo acerca de Él mismo.

Dios dijo: “Hagamos a los seres humanos a nuestra imagen, para que sean como nosotros” (Gen. 1:26). Entonces, Dios nos hizo de manera que nuestras palabras y acciones expresan lo que sentimos por dentro porque así es Él. Claro, al contrario de nosotros, Él es completamente Santo y en Él no hay nada de maldad (1 Jn. 1:5), entonces lo que sus palabras dicen siempre es bueno y puro porque son una expresión de quien es Él. Nosotros podemos ser hipócritas, pero Él no, porque Él no es hombre para mentir (Num. 23:19).

Al meditar en esto nos damos cuenta de que Dios nos ha dado su Palabra para que podamos conocerlo profundamente. Su Palabra nos revela su corazón, de la abundancia de su corazón Él nos ha hablado. Podemos pensar que al tomar la Biblia no estamos abriendo un libro sino el corazón de Dios, estamos conociendo su amor. Al tomarla en nuestras manos estamos tomando el corazón de Dios, puedes escucharlo decir: “Tomalo, es tuyo, es para ti, sin reservas. Sí, mi corazón yo te lo doy.”

Así es, La Palabra de Dios es su corazón. Jesús dijo: “donde este tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón (Mateo 6:21).” Y en Deuteronomio 7:6 dice que “El Señor tu Dios te eligió a ti para que sea su tesoro especial.” Tú eres el tesoro de Dios entonces el deseo de su corazón está contigo y Él quiere que lo sepas. Él quiere que te enteres de lo mucho que te ama y por eso ha puesto su corazón en full exhibición. Él quiere que lo conozcas, su deseo siempre ha sido revelarte su corazón y por eso te ha dado sus palabras, y sus palabras no se las lleva el viento. “El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás” (Mateo 24:35), así dijo Jesús y es que son eternas porque son Él mismo.

El deseo de Dios siempre ha sido darse a conocer y revelar su amor. Tanto así que Su corazón, osea Él mismo se hizo carne. “La Palabra se hizo hombre y vino a vivir entre nosotros” (Juan 1:14). Cristo “nos ha revelado a Dios” ( Juan 1:18). Cristo, la Palabra de Dios, vino a mostrarnos, a expresar el corazón de Dios. Con razón Dios dijo acerca de Él, “Este es mi Hijo muy amado, escúchenlo a Él” (Mateo 17:5). Dios estaba diciendo: “Escúchenlo a Él, Él es la Palabra, Él es la expresión de mi corazón.”

Juan nos dice acerca de Jesús:

Entonces vi el cielo abierto, y había allí un caballo blanco. Su jinete se llamaba Fiel y Verdadero, porque juzga con rectitud y hace una guerra justa. Sus ojos eran como llamas de fuego, y llevaba muchas coronas en la cabeza. Tenía escrito un nombre que nadie entendía excepto Él mismo. Llevaba puesta una túnica bañada en sangre, y su título era: La Palabra de Dios. (Apocalipsis 19:11-13)

La Palabra de Dios es una persona. La Palabra de Dios es su corazón. La Palabra de Dios es Jesús.

En Romanos 1:20 y en el Salmo 19:1-4 leemos que Dios se ha revelado a través de la naturaleza, ha revelado su gloria, su existencia. En el pasado también habló a su pueblo por medio de los profetas, pero ahora nos habla a través de su Hijo, quien "expresa el carácter mismo de Dios" (Heb. 1:1-2) Cristo es la Palabra que nos expresa, nos revela el corazón de Dios. Podemos saber acerca de Dios por medio de la naturaleza y los profetas pero no podemos conocerlo intimamente de esa manera. Por eso la Palabra se hizo carne, Cristo vino a dar a conocer el corazn de Dios para poder tener intimidad con nosotros. La Palabra nos permite entrar a ese lugar intimo (Cantar de los Cantares 1:2-4) donde nuestro corazón se une con el corazón de nuestro Amado.

Entonces toma la Biblia, abrazala, amala, atesorala en tu corazón, piensa en ella, creele a ella entendiendo que estas tomando en tus manos el corazón de Dios, estas abrazando a Cristo, amándolo a Él, atesorándolo a Él, pensado en Él, creyéndole a Él. Su Palabra es Él, a veces me lleno de tanta emoción al leer lo que me dice que literalmente la beso. Es mi Amado hablándome y compartiendo su corazón conmigo. ¿Quién se va a quedar dormido?

El Señor te invita a conocerlo, te ha dado Su corazón, te ha dicho: “Aquí está, tomalo.” ¿Quieres hacerlo?

Si tu respuesta es un sí y estas interesado en leer la Biblia, pero no sabes cómo hacerlo o tal vez para ti no es problema de interés por ella, sino que no la entiendes en esta serie de Cómo leer la Biblia vamos hablar acerca de cómo leerla y como entenderla.

Blog Cristiano, Blog para mujeres cristianas, como leer la Biblia, el amor de Dios, Dios es amor, Lucas 6:45

Todas las referencias bíblicas son tomadas de la versión Nueva Traduccion Viviente, con algunas excepciones en las cuales se indica otra versión.

#LaBiblia #LeerlaBiblia #LaPalabradeDios #ComoleerlaBiblia #Devocional #ConoceraDios #QuienesCristo

¿Quieres ver más?

Dale click a

estos posts recientes

¡Hola! Me gustaria conocerte y orar por ti

 

ESCRIBEME 

¡Gracias por escribirme!